El Zasca!!

Número 13

Septiembre 2017

PRECARIEDAD,NI EN LO PÚBLICO NI EN LO PRIVADO                                         Libertad de expresión y de opinión

La revista de opinión que crea adicción

 en redes sociales :

Queda mucho por hacer

Dicen  los  sabios  que  las  rutinas  son  buenas  para  el  ser  humano  porque  organizan  su 
mente  y  sus  actos  logrando  eficacia  en  sus  acciones  y  proyectos,  pero  afirman  también 
que  mucha  rutina  y  de  manera  continuada  consigue  aletargar  al  cerebro,  impidiéndole 
pensar, crear, componer cosas nuevas. Innovar, en suma. 
Algo  así  ocurre  con  el  funcionamiento  de  algunos  partidos  políticos,  hacen  lo  mismo 
siempre, aunque lo revistan con papeles coloreados y brillantes del gusto del personal. En 
sitios  pequeños,  de  ritmos  cortos,  de  inercia  sociológica  de  siglos,  los  partidos  intentan 
copiar recetas con buenos resultados en unas zonas para aplicarlas en otras, sin caer en 
la cuenta de que al tener los lugares condiciones distintas éstos no pueden reaccionar por 
igual. Puede que equivocarse no les importe demasiado mientras se obtengan votos que 
den  diputados  e  instituciones,  pero  la  experiencia  siempre  demuestra  que  decisiones 
erróneas para unos sitios concretos terminan influyendo poderosamente sobre la región l 
completo. 
Debieran  los  partidos  (todos,  pero  más  los  de  “izquierda”)  obligarse  a  cambiar  los 
métodos de trabajo. Lo de los recursos humanos ya es harina de otro costal y debiéramos 
empezar a tener como axioma básico, sin dramatismos, esa idea tan de hoy que viene a 
decir que cada militante de los que abonan cuotas tiene derecho a la transformación de su 
propio  y  cercano  escenario  (y  entiéndase  escenario  como  se  quiera)  previamente  a 
cualquier  otra  cuestión  general  de  bien  público,  y  que  cuando  aboga  por  la  lealtad  a  un 
proyecto se refiere a tener garantizada la posibilidad de respetar a unos jefes o a otros en 
función  de  las  circunstancias  o  de  las  dádivas  que  éstos  puedan  darles.  Para  que  los 
ideólogos tengan un buen diagnóstico de partida y no se frustren más de lo necesario. 
Insisto sobre lo de la metodología porque no hay duda de su importancia en el devenir de 
los  votos,  que  a  fin  de  cuentas,  son  los  que  importan,  pues  permiten  entrar  en  las 
instituciones con presupuestos. Así que, si hacer política significa empleo público, mucho 
empleo público, en pueblos pequeños, puede que ello no sea imitable en localidades más 
grandes, con funcionarios y autónomos por doquier, donde el empleo es de otra manera. 
En  política  los  huecos  se  llenan  siempre;  si  no  los  ocupan  unos  seguro  que  los  ocupan 
otros aunque sean más feos o más “bichos”, pero lo que no tengo tan claro es que cada 
cual deba de buscarse la vida por su cuenta para hacer política como vemos en algunos 
casos clamorosos. Y eso mientras discursean sobre un esquema de equipo integrador. 
Debe,  según  mi  criterio,  el  partido  socialista  abrirse  literalmente  paso  a  través  de  sus 
“propias paredes” hasta llegar a los sectores a los que se dirige, pues el concepto obrero 
está  altamente  difuso,  hoy  en  día,  y  le  es  necesario  hacerse  comprender  por  nuevos 
votantes.  Para  ser  creíbles  debe  buscar  aliados  entre  aquellos  sectores  de  la  sociedad 
que  la  dan  pujanza  y  ofrecerles  un  discurso  sostenible  y  que  pueda  aplicarse,  y  debe 
dejar  de  estar  continuamente  dando  vueltas  alrededor  solo  de  sectores  específicos  de 
discapacidad, carencias vitales, e incluso marginales. Sobre todo porque atender a estos 
últimos es de obligado cumplimiento, sin poses, ni trompetería (su postura ante ello se le 
supone por principio, como el valor a los militares). 
Carmen Heras 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Asociación Cultural "Juan Iglesias Marcelo"