El Zasca!!

Número 13

Septiembre 2017

PRECARIEDAD,NI EN LO PÚBLICO NI EN LO PRIVADO                                         Libertad de expresión y de opinión

La revista de opinión que crea adicción

 en redes sociales :

La política no es lo qué parece  

 

No es lo mismo teorizar sobre política que hacer política. Como no es lo mismo mantener
una conversación con otros sobre arquitectura (pongamos por caso) que intervenir y
arriesgar del propio patrimonio para construir casas.
La otra tarde, cuando venia de hacer ejercicio, me encontré con un grupo pequeño de
personas dando gritos delante de la sede del partido popular en Cáceres al tiempo que
enarbolaban una bandera republicana, y pensé, con una cierta tristeza, cuánto más
ayudarían a la causa que afirman defender, si llegado el momento de votar en las
elecciones, ayudasen con su voto y sus sugerencias a quienes tienen posibilidad de
romper el control de la derecha en algunos lugares.
Pero como nos gusta tanto lo folclórico, todos nos autoconvencemos de la importancia
de ciertos actos que no transcienden del símbolo y que en realidad no tienen un coste
excesivo ni para los que critican ni para los criticados. El otro día observé también como
un poco más lejos vigilaban dos parejas de la policía local, relajados, pues ya se sabe que
Caceres, tan civilizada, nunca lleva la sangre al río.
Hacer política supone reflexión en el diagnóstico, pero sobre todo exige compromiso
continuado. Y tanto yerran los irreflexivos como los indolentes. De un tiempo a esta parte,
los asuntos políticos aparecen desbaratados, confusos, llenos de incongruencia. Y la
algarabía en las redes sociales es tal, que se corre el peligro de salir chamuscados si se
participa en las peleas dialécticas de unos o de otros.
Porque además, algunos sectores de la llamada izquierda saben descargar como nadie
sobre los más cercanos en el credo (bajo el pretexto de la ortodoxia o de la moralidad) las
críticas que nunca osarán denostar decididamente con los contrarios. Emplean así la
energía del grupo de manera, a mi juicio, equivocada, aunque eso sí, consiguen que este
no se rompa, lo cual ya es un éxito en si mismo porque les permite permanecer.
Hacer política hoy tiene un elevado porcentaje de "figureo" e hipocresía, quizá porque
nadie cree demasiado en ella como arma para dar "fortuna" a los desheredados y no hace
falta alguna a los ricos. Urge, como nunca, una nueva reactualización de los conceptos en
este mundo tan "licuado" en que nos desenvolvemos. Y hace falta una buena formación
de los ciudadanos para que, utilizando la reacción en cadena, los primeros formados
capaciten a otros, que capaciten a otros, que capaciten a otros...
Si la técnica y el conocimiento de los intervinientes en cualquier asunto, ayudan a su
resolución, al potenciar las posibilidades naturales del proceso, ¿por qué se cree que para
hacer política vale cualquiera sin preparación, por pura ciencia infusa?
"Ayudar a los que lo necesiten pero aprovechar a quienes tienen algo para ofrecer" es
una buena máxima caída en desuso, debido a una falsa democratización y un aparente
igualitarismo que han conducido a los partidos a desprenderse de capital humano y lo que
es peor del acicate de muchos por aprender. El mérito, la sabiduría, la ambición legítima
por alcanzar cotas más altas de bienestar social son objetivos que mejoran a una
organización y a su trabajo. No se trata de escoger, solamente, a los graduados, se trata
de que todos deseen serlo en alguna faceta de su propia vida que ayude a la sociedad en
la que viven.


Carmen Heras

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Asociación Cultural "Juan Iglesias Marcelo"