El Zasca!!

Número 12

Julio/Agosto 2017

PRECARIEDAD,NI EN LO PÚBLICO NI EN LO PRIVADO                                         Libertad de expresión y de opinión

La revista de opinión que crea adicción

 en redes sociales :

La vieja y la nueva política

Cuando comencé a escribir este artículo estábamos de ferias en Cáceres y por tanto no cuadraba el hablar de cosas complejas y duras. El momento parecía "pintiparado" para divertirse y poco más, salvo ser tachada de aguafiestas. Lo fácil es dejarse llevar por la corriente, y hacer lo que dicta la manada, convencidos de que si caminamos todos juntos entre sombras tendremos menos miedo a la vida. Y si no, fíjense en la colocación de las sombrillas en una playa, todas juntitas en el mismo lado. Mostrando, sin querer, el terror inconfesado de muchos hombres y mujeres a estar solos.

Cada vez que enciendo la radio están hablando de política y lo mismo ocurre con la tele: cambias de canal pero la historia sigue en bucle contínuo, hacia la derecha o hacia la izquierda, según el parecer de quién lo cuente, entre los minutos publicitarios programados.

De tanto hablar de las mismas cosas hemos conseguido aquello que parecía imposible: matar la gallina de los huecos de oro. Las frases, los políticos y los comentaristas repiten y repiten los

mismos argumentos, se refieran a unos asuntos o a otros, con idéntica dicción. Es como algunos cantantes: toda su vida haciendo la misma obra, aunque la letra sea diferente.

Siempre he creído que los más interesados en que no se produzca la quiebra de una empresa

deben ser los trabajadores de la misma, sobre todo si sus expectativas laborales en otros campos no están claras o simplemente no existen. Pero debo de estar equivocada, a tenor de la manera de comportarse de quienes son profesionales de la política, entendiendo por éstos quienes llevan mucho tiempo instalados en ella y han construido una especie de caparazón inmune a la espontaneidad y utopía de la misma. Cuando veo a los componentes de los distintos partidos políticos dándose de palos los unos a los otros con las mismas armas, en una lógica extraña del tu más, no acierto a comprender cómo no ven que de tanto machacar al contrario puede que el machaque acabe con todos, estructura incluida. Por puro hartazgo de los "consumidores". Y entonces ¿de qué van a vivir?

Para mí está muy claro que llegó la hora de abandonar las viejas tácticas, los modos tradicionales de comportarse en la vida política. Maneras que funcionaban cuando la comunicación iba de la fuente a los escalones superiores jerárquicos y éstos la administraban según su interés y competencia. La popularización de las redes ha hecho que cualquiera con un ordenador pueda enterarse de cualquier incidencia al mismo tiempo que aquellas personas de autoridad y tener el mismo poder que ellas al manejar la información. Y eso cambia las relaciones y los conceptos. Y hasta las apetencias.

De ahí que sobren alharacas y explicaciones exageradamente populistas a personas igual o mejor preparadas que los oradores. Gestos absurdos y precisiones demagógicas. La llamada por algunos nueva política, y que levantó tantas ilusiones, parece haber entrado demasiado rápido en el sistema, y está dando la impresión de haberse contaminado ya de sus defectos por lo que empieza a ser muy difícil diferenciarla de la otra. Todos necesitan el poder y a los medios, el dinero y la fama, para poder obtener votos que a su vez les den poder que les de votos...así hasta la enésima potencia...Pero ¿y la gente, dónde queda?

Y como las más jaleadas, y las menos comprometedoras, son las cuestiones generales resulta

que la información gira alrededor de enunciados, propuestas y descalificaciones al contrario,

exactamente igual que siempre ha sido. La sociedad ha fabricado nuevos panes con sabor a

masa ya saboreada. Pues estamos apañados, entonces. Tanto ruido para tan pocas nueces.

 

Carmen Heras

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Asociación Cultural "Juan Iglesias Marcelo"