El Zasca!!

Número 12

Julio/Agosto 2017

PRECARIEDAD,NI EN LO PÚBLICO NI EN LO PRIVADO                                         Libertad de expresión y de opinión

La revista de opinión que crea adicción

 en redes sociales :

Carta a los militantes que han de elegir al Secretario General delPSOE

El PSOE sufre una profunda crisis que afecta a los elementos más  sensibles  que  deben ser  constitutivos  de  una  organización  de  izquierdas:  falta de posición y función en la sociedad, aversión y desconfianza hacia el  pensamiento  crítico,  incertidumbre  ideológica,  indefinición  en  el  ámbito  polémico  de  modelos  alternativos  y  una  red  clientelar  que  propende  a  concebir  el  liderazgo  en  términos  mesianistas.  Porque  el  clientelismo  político  consiste  en  procurar  estar  más  cerca  de  alguien  que  de  la  verdad Este  último factor  hace  que  los  intereses  personales  y  la  lucha  por  espacios  de  poder  como  fin  en  sí  mismo  se  constituyan  en  escenarios  preeminentes y condicionen el resto de factores críticos. Ello tiene el riesgo  de  que  las  contradicciones  que  encierra  puedan  adquirir  una  peligrosa  deriva  hacia  una  organización  orwelliana.  Orwell,  como  nos  recordaba  Herbert Marcuse, predijo hace mucho que la posibilidad de que un partido  político que trabaja para la defensa y el crecimiento del capitalismo fuera  llamado “socialista”, un gobierno despótico “democrático” y una elección  dirigida “libre”, llegaría a ser una forma lingüística –y política­ familiar. Ahora los militantes del Partido Socialista tienen la oportunidad de  elegir  por  sufragio  directo  al  nuevo  secretario  general.  Es  una  responsabilidad que demanda amplitud de miras y un análisis correcto del  rumbo  que  debe  adquirir  el  partido  para superar  las  excrecencias  de  una  crisis  de  identidad  que  causa  el  desafecto  de su  propia  base sociológica.  Porque  como  advertía  Norberto  Bobbio,  la  esencia  de  la  democracia  no  consiste  en  el  acto  de  votar,  sino  que  al  votar  podamos  hacerlo  a  una  auténtica alternativa. El aparato del partido, a todos los niveles, tendrá sus  preferencias, que serán aquellas que menos afecten al estatus establecido y  como consecuencia las menos propensas al cambio, aunque el cambio sea  la  palabra más repetida  a modo  de  orwelliano lenguaje:  “guerra  es  paz  y  paz es guerra.” Sin embargo, el partido sólo sobresanará la crisis que le aleja de las  mayorías  sociales  devolviéndolo  a  la  militancia  y  a  la  ciudadanía.  Esto  requiere la radical soberanía de sus bases que trasciende a la elección de un  candidato  y  pasa  por  la  exigencia  de  un  nuevo modelo  de  partido  y  una  nueva forma  de  liderazgo.  Y  esa  es  la responsabilidad  que  hoy  tiene  la  militancia,  que  otro  PSOE  distinto  al  actual  es  la  única  posibilidad  de  hacerlo  de  nuevo  creíble  para  la  mayoría  de  los  ciudadanos.  Esa  radical  soberanía  no  es  suficiente  ejercerla  cuando  se  decida  que  la  militancia  puede  votar,  sino  que  debe  ser  una  actitud  permanente  de  exigencia  de  transformación para que  cuando llegue la hora de votar sea una  auténtica  expresión  de  la  voluntad  de  la  militancia  sin  ningún  tipo  de  elementos  distorsionantes.  Porque si para el partido socialista el poder no sirve para dar vida a  sus  propias  convicciones, si  no son  los  valores  la  base  de sus  identidad  política,  es  urgente  definir  un  nuevo  compromiso  y  buscar  una  nueva  coherencia,  puesto  que  el  socialismo  habrá  pasado  a  ser  otra  cosa.  No  existe  un  rechazo  por  parte  de  la  ciudadanía  a  lo  que  representa  el  socialismo,  sino  al  contrario,  un  aprecio  muy  notable  de  sus  propósitos  ideológicos,  los  cuales,  al  no  realizarse,  contribuyen  al  desengaño  y  la  frustración. Es lo que llamamos desencanto.  Un verdadero socialista tiene grandes objetivos, altos ideales, trabaja  por la libertad y la igualdad de todos y por eso es un eterno insatisfecho. Y  es el inconformismo permanente de las bases  la garantía de permanencia  del partido; los dirigentes pasan, las luchas endogámicas por el poder y la  influencia, pasan con ellos, la militancia permanece y con ella la identidad  y  los  valores socialistas  en  esa  construcción  permanente  que  debe ser  el  PSOE.  Por  todo  ello,  no  se  trata  de  dar  legitimidad  a  las  causas  de  la  decadencia  del  partido, sino  de reafirmar  los  principios  y  el  compromiso  que inspira a la militancia socialista.

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Asociación Cultural "Juan Iglesias Marcelo"