El Zasca!!

Número 14

Octubre 2017

PRECARIEDAD,NI EN LO PÚBLICO NI EN LO PRIVADO                                         Libertad de expresión y de opinión

La revista de opinión que crea adicción

 en redes sociales :

El juego de las contradiciones

Movilidad, competitividad, flexibilidad... son los mantras del pensamiento único neoliberal cuando hablamos del “mercado laboral”.

 

La sociedad, al menos la inmensa mayoría, ha asumido como propios (cierto es que gracias al bombardeo constante a través de los medios de comunicación, que son la voz de sus amos) los postulados y el lenguaje neoliberales: hemos aceptado jugar en su terreno, con sus reglas y poniendo ellos el árbitro... y luego nos preguntamos que por qué siempre nos ganan.

 

En el terreno del lenguaje, por ejemplo, no es baladí en absoluto que nos refiramos al mundo del trabajo como “mercado laboral”, pues así estamos aceptando de forma implícita que el trabajo es una mercancía sujeta a las sacrosantas leyes capitalistas de la oferta y demanda, en vez de, como aún defendemos un puñado de rojos irredentos, un derecho de toda persona del que no puede ser privado aleatoriamente.

 

El lenguaje es fundamental, porque modela y acota la realidad que percibimos (créanme, se lo dice un profesional del tema), y esa batalla del lenguaje nos la tienen ganada.
Así es como han impuesto, como si de una verdad absoluta se tratase, el dogma de que las empresas para ser viables necesitan disponer de sus trabajadores de una forma “móvil y flexible” lo que hablando en plata quiere decir que la empresa decide cuántas horas, qué días y dónde trabajas... y el trabajador lo acepta, y además lo hace con la resignación del que cree que es verdad que no existe otra alternativa.

 

El mensaje ha calado tanto, que el trabajador ha interiorizado conceptos como que los puestos de trabajo fijos generan empleados acomodados e improductivos, y que por lo tanto esa movilidad y flexibilidad de la que antes hablábamos es, en realidad, imprescindible para que las empresas puedan ser rentables.

 

Curiosamente, la espina dorsal sobre la que descansa el sistema, es decir, las Fuerzas de Seguridad que se encargan de mantener el orden establecido y hacer cumplir las leyes, son un grupo que goza del “privilegio” de un trabajo fijo y estable.

 

La contradicción está servida: ¿el sistema pone su seguridad en manos de un grupo de trabajadores acomodados e improductivos?, no es creíble ¿verdad?.

Ahondemos pues en la contradicción: ¿Por qué no promueven, al igual que hacen en todos los demás sectores, la panacea de que las Fuerzas de Seguridad estén formadas por trabajadores temporales que se tengan que ganar a pulso su renovación?.

 

Eso sería lo coherente... de ser cierto que la temporalidad y flexibilidad generan trabajadores más eficientes.

Cómo lo lógico es que se pretenda la máxima eficiencia en los Cuerpos de Seguridad, la conclusión solo puede ser una: consideran que los trabajadores que gozan de un trabajo fijo y estable son los más eficientes, los que mejor van a realizar su labor.

 

Es por tanto falso que la temporalidad, flexibilidad, movilidad, y demás eufemismos sean necesarios para tener empresas viables y eficientes... el único objetivo de los mismos es el máximo beneficio económico, aunque se consiga (como es el caso) a costa de la infelicidad de los trabajadores y de la menor calidad de los productos o servicios producidos.

 

Aquí tienen entonces otra realidad desvelada gracias al juego de las contradicciones: la empresa capitalista no busca, como asegura su propaganda, ofrecer servicios y productos de calidad... su máxima prioridad, y a lo que se supedita cualquier otra consideración, es el máximo beneficio económico.

 

Les invito, y reto, a seguir practicando el juego de las contradicciones... descubrirán que muchas de las verdades que daban por sentadas no son más que producto de la propaganda.

 

 

Raúl Martín Fernández

Secretario de Comunicación PCEx-PCE
 

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Asociación Cultural "Juan Iglesias Marcelo"